Cómo inculcar a los más pequeños de casa la importancia de lavarse las manos: trucos y recomendaciones

Una buena higiene de manos es fundamental para la salud y más aún para los niños, que se pasan el día tocando, jugando y explorando el mundo que les está por venir.

Así, una de las incertidumbres que muchos padres tienen es: ¿cómo podemos inculcar el hábito saludable de lavarse las manos a los más pequeños? Estas son uno de los mayores portadores de gérmenes y, por este motivo, lavárselas bien con agua y jabón o gel desinfectante es una de las mejores formas de ayudar a protegerse de enfermedades infecciosas.

Enseñar a los niños a lavarse las manos desde pequeños es una buena manera de alentar un hábito para toda la vida. Por este motivo es importante hacer que el lavado de manos sea divertido y entretenido o, de lo contrario, la lección no se mantendrá.

A continuación, presentamos algunas dinámicas y juegos para poner remedio a la batallita diaria para lavarse las manos.

Canta una canción

Como es sabido que enseñar una rutina a un niño es una tarea difícil, hay varios canales de Youtube que han realizado jingles para enseñarles los momentos en que se deben lavar las manos, como hacerlo correctamente, su importancia y mucho más. A través de una canción fácil de aprender, unos dibujos animados y una lírica, seguro que a los pequeños les resultará de lo más divertido realizar este nuevo hábito.

Además, dichas canciones duran entre 30 segundos y 1 minutos, siendo el tiempo recomendado para ayudar a prevenir la propagación de gérmenes. Cuando terminen de cantar, sabrán que se lavaron las manos durante el tiempo adecuado.

 

Una tabla para lavarse las manos

Otra manera atractiva para los niños es crear una tabla. Esta les aporta orden y diversión al mismo tiempo y, aún más, si la completan ellos mismos.

Para crearlo se debe configurar un cuadro con los momentos más importantes para lavarse las manos. Estos serían antes y después de desayunar, comer y cenar, después de ir al baño, de jugar fuera de casa o de acariciar algún animal. También es muy importante después del colegio.

Lo más relevante es que los más pequeños rellenen “las cruces”. De esta manera conseguirás que sea todo un reto, que cumplan objetivos y que se sientan personas mayores.

 

Ser un ejemplo

Por último, es imprescindible que los padres prediquen con el ejemplo. Estos son los referentes de sus hijos y, por este motivo, los más pequeños de la casa se fijan en todo lo que hace y dice.

Incorporar prácticas higiénicas a la rutina familiar para convertirlo en un hábito diario creará un ejemplo contundente y eficaz que ayudará a tus hijos a que estén protegidos de los gérmenes.

Te puede interesar