Cómo quitar el mal olor de las toallas

Con estos consejos lograrás quitar el mal olor de las toallas de una vez por todas y evitarás que vuelva a aparecer

Es muy agradable salir de la ducha y envolverse en una toalla seca que huele a limpio, pero, en ocasiones, aunque pensemos que la hemos lavado bien, aparece ese desagradable olor a humedad en su tejido. Las toallas están hechas para absorber el agua y, además, tienden a estar expuestas al ambiente del baño, por lo que es fácil que acumulen humedad y desprendan malos olores, incluso después de lavarlas. En este artículo explicamos cómo quitar el mal olor a humedad de las toallas y, también, cómo prevenir que vuelva a aparecer, incluso después de lavarlas.

6 pasos para quitar el mal olor de las toallas

  1. Separa las toallas que tienen mal olor del resto de prendas, así evitarás que el mal olor se transfiera prenda a prenda y acabe pasando a toda la cesta.
  2. Mete las toallas en la lavadora solas para poder desinfectarlas bien.
  3. Lava las toallas con agua caliente, siempre que sea posible hazlo a 60 ºC, ya que la temperatura alta es más efectiva contra los gérmenes que provocan el mal olor. Si no puedes o no quieres lavarlas a una temperatura alta, usa un producto desinfectante que elimine los malos olores de raíz. Recomendamos Sanytol desinfectante textil, que es efectivo a partir de 20 ºC y elimina el 99,9% de gérmenes. Pon el detergente que usas habitualmente y añade 80 ml de Sanytol Textil en la cubeta del suavizante en lugar de éste. Después programa el ciclo de lavado habitual.
  4. Saca las toallas de la lavadora en cuanto termine el ciclo de lavado. Nunca dejes las toallas u otras prendas dentro del tambor de la lavadora porque es un ambiente ideal para que se acumulen gérmenes y aparezcan los malos olores. Si no puedes sacar las toallas en el momento y tenderlas, puedes usar un producto desinfectante en el lavado como el mencionado, que impide que crezcan las bacterias por 12h y evita que las prendas cojan mal olor, aunque permanezcan más tiempo dentro de la lavadora.
  5. Pon a secar las toallas al aire libre, a ser posible al sol, en un lugar bien ventilado dentro de casa o en la secadora.
  6. Asegúrate de que las toallas están totalmente secas antes de doblarlas y guardarlas en un armario o cajón, también evitarás así el olor a humedad.

Cómo evitar el mal olor en las toallas

  • Usa un producto específico para limpiar la lavadora, como Sanytol limpia lavadoras, al menos cada 3 meses. A veces, el mal olor proviene de la propia lavadora y se pasa a las prendas, por lo que hay que mantener la máquina limpia y en buen estado.
  • No dejes tus toallas en el cesto de la ropa sucia si están húmedas. Si puedes, lávalas en ese mismo momento. Si no puedes, cuélgalas bien estiradas en un lugar aireado donde se sequen para lavarlas más tarde.
  • Cuelga las toallas para que se sequen justo después de usarlas y déjalas en un sitio bien ventilado. El baño no suele ser el mejor lugar debido a la humedad que se acumula en él, salvo que disponga de ventana y pueda airearse muy bien.
  • Ventila bien el baño para evitar que se acumule humedad en las toallas. Si no es posible porque no hay una ventana, solo rejillas de ventilación, puedes recurrir a un deshumidificador.
  • Lava las toallas con frecuencia, aproximadamente una vez a la semana, y reponlas antes de que acumulen mal olor. Si son toallas con las que has secado sudor u otros líquidos que no sean agua sola, se recomienda lavarlas tras cada uso.

Te puede interesar