Descubre los consejos para
una correcta higiene del hogar

¿Cómo lavar las zapatillas en la lavadora?

Tanto si practicas deporte como si no, seguro que tienes unas zapatillas de deporte en tu casa. Su uso acaba haciendo que sea inevitable. Aunque los fabricantes no recomiendan lavar mucho las zapatillas en la lavadora, es recomendable seguir estos consejos a la hora de lavarlas:

1. Retirar los cordones y las plantillas en caso de que sea posible. De esta manera, evitarás que estas partes se liberen o se enreden durante el lavado.

2. Intenta retirar con un cepillo la suciedad incrustada. Deja para el interior del tambor únicamente aquella suciedad que no puedas desprender por completo de las zapatillas, facilitando en la medida de lo posible el lavado.

3. Introduce tus zapatillas en una bolsa especial para lavar prendas delicadas.

4. Selecciona un programa de lavado corto y sin centrifugado. Cuanto menos tiempo estén las zapatillas dentro de la lavadora menos tiempo estarán expuestas a posibles golpes o a un exceso de agua, que las puedan deteriorar.

5. Utiliza una temperatura no muy alta y añade el producto Sanytol Quitamanchas Desinfectante. Este aditivo desinfectante aparte de eliminar las manchas más difíciles, te ayudará a finalizar el proceso de lavado, que nunca será completo sin una buena desinfección. Hay que tener en cuenta que mientras hacemos deporte nuestros pies sudan de manera abundante, y este sudor sirve de alimento a las bacterias que puede haber en las zapatillas, propiciando de esta manera la frecuente aparición de un mal olor en los pies y en el calzado.

6. Deja secar por completo las zapatillas. Si es posible, el secado debe hacerse al aire libre bajo los rayos del sol.

7. Te recomendamos que laves los cordones con tu colada, o si quieres hacerlo con las zapatillas, es preferible que los introduzcas en otra bolsa.

8. Las plantillas siempre será mejor lavarlas a mano para que no pierdan su forma y dejen de sernos útiles.

Si tus zapatillas no son lavables, sigue estos consejos:

1. Cepilla los restos de suciedad y limpia con un trapo húmedo el exterior.
2. Retira las plantillas. Lávalas a mano y déjalas secar al aire.
3. Una vez secas, rocíalas con Sanytol desinfectante calzado para eliminar las bacterias y el mal olor
4. Rocía también el interior del calzado antes de volver a colocar las plantillas.

Si tienes alguna duda sobre el artículo o quieres proponer algún tema a tratar en el Blog indícanoslo aquí: Buzón de sugerencias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies