¿POR QUÉ DESINFECTAR?

Por qué desinfectar

¿Por qué es tan importante desinfectar?

La proliferación de las bacterias en el hogar se produce a gran velocidad y la transmisión de éstas es muy fácil: ya que puede producirse con el simple contacto con las superficies y sin que nos demos cuenta, facilitando la propagación de enfermedades y el contagio. El uso de los limpiadores habituales  no consigue eliminarlas  totalmente, por lo que es recomendable desinfectar con cierta frecuencia.

Con la limpieza habitual se retira la suciedad y algunos gérmenes, lo cual es suficiente en muchas ocasiones. Pero hay casos en los que es necesario desinfectar, es decir matar la mayor parte de los gérmenes presentes.

Por qué desinfectar

LIMPIAR NO ES LO MISMO QuE DESINFECTAR

En zonas donde se tratan alimentos, en determinados espacios del baño o en presencia de bebes o personas enfermas, desinfectar regularmente es lo aconsejable para protegernos de posibles infecciones o contagios.

Además, nuestras manos, que tocan numerosas superficies a lo largo de la jornada, son el principal vehículo de transmisión de microbios hacia nuestro organismo (boca, nariz y ojos) o hacia superficies que pueden transmitir los microbios a otras personas.

Por eso, para protegerse de estos riesgos, es necesario adoptar unas correctas normas de higiene de manos y superficies y ayudarse de productos desinfectantes como SANYTOL en aquellas ocasiones en las que la limpieza solamente no será suficiente para eliminar completamente los gérmenes.

¿CUÁNDO DEBEMOS TENER MÁS PRESENTE LA DESINFECCIÓN?

Cualquier persona puede contraer una infección, pero existen personas que tienen mayor riesgo que otras, a continuación explicamos quiénes son y por qué tienen mayor riesgo:

BEBÉS

La importancia de la desinfección cuando hay bebés

Al nacer, el sistema inmunológico del bebé no está operativo, lo que lo hace especialmente vulnerable a las infecciones. Aunque el proceso de inmunización empieza en menos de 48 horas después del nacimiento, la progresión de ésta es lenta, con lo que en los primeros meses de vida los bebés no están protegidos de los microbios.

Además, al crecer, la curiosidad del bebé lo inspirará a descubrir el mundo que lo rodea: querrá ver, tocar, oler y probarlo todo. No dudará en chupar el suelo de la cocina y los juguetes, y esto los expone a más riesgos de infección.

Por estas razones, los bebés y los niños pequeños están en riesgo si la higiene del entorno no es satisfactoria. Sin convertirse en una obsesión, algunas reglas de limpieza siguen siendo inevitables. Descubre todos nuestros consejos y trucos para un ambiente saludable alrededor del bebé.


Al año, la tasa de inmunidad de un bebé es solo el 17% de la de un adulto.

MUJERES EMBARAZADAS

Al inicio del embarazo el sistema inmunológico se debilita para evitar que el cuerpo rechace el embrión del bebé. Paralelamente, el cuerpo deberá satisfacer, además de sus necesidades, las del niño para garantizar su buen desarrollo, lo que fatiga considerablemente a la futura madre.

Esta es la razón por la cual las mujeres embarazadas, incluso aquellas que gozan de buena salud, deben estar atentas para evitar contraer enfermedades que podrían tener un impacto negativo en el desarrollo de sus hijos.

La buena higiene personal y la comida le permitirán acercarse a este período con serenidad.

MAYORES Y/O ENFERMOS

Con el tiempo, el sistema inmunológico disminuye. El cuerpo humano produce menos glóbulos blancos con lo que podemos contraer enfermedades con mayor facilidad.

Esto explica por qué las personas mayores son más sensibles. Las personas enfermas también son más vulnerables a ciertos gérmenes, especialmente si padecen enfermedades crónicas o graves como la diabetes, enfermedades pulmonares, trastornos cardiovasculares, cáncer, etc.

Por lo tanto, es necesario mantener un ambiente limpio para evitar contagios.

Desinfección con mayores y enfermos

MASCOTAS

Higiene en el hogar con mascotas

Las mascotas (gatos, perros, cobayas …) forman parte de nuestra vida cotidiana. Sin embargo, las mascotas pueden ser los portadores de muchos patógenos o alérgenos que pueden causar enfermedades más o menos graves en los seres humanos.

Por esta razón, la presencia de un animal en el hogar impone algunas reglas de higiene básicas, aplicables al propio animal, a las personas que lo rodean y a los lugares donde vive. ¿Tienes una mascota? Descubre todos nuestros consejos de higiene que promoverán su bienestar y el tuyo.

principales fuentes de patógenos en el hogar

Zona Mascotas Sanytol
  • Los miembros de la familia que han contraído enfermedades. Aunque no presenten síntomas pueden, sin saberlo, transmitir la infección a los otros miembros. También pueden continuar diseminando gérmenes después de que los síntomas hayan desaparecido.
  • Otra fuente importante de microbios patógenos pueden ser los alimentos. Los productos crudos de origen animal, como las carnes, los huevos, la leche no pasteurizada, los mariscos y las verduras crudas son los más susceptibles de estar contaminados.
  • Si en el hogar hay animales domésticos, éstos pueden ser portadores de gérmenes. Por ejemplo, a través de las heces, pueden transmitir infecciones intestinales.

Es por esto que la higiene correcta del hogar juega un papel fundamental en la reducción de las enfermedades infecciosas. Las normas básicas, como el lavado de manos, la manipulación y el tratamiento apropiados de los alimentos, una ventilación diaria y regular, la eliminación segura de las heces y otros desechos y la desinfección de las superficies son factores determinantes para tener un hogar sano.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Sanytol