No bajes la guardia, la higiene de manos sigue siendo nuestra mayor protección

Higiene de Manos

Parece que la crisis sanitaria relacionada con la COVID19 está remitiendo y poco a poco podemos volver a la normalidad, pero hay aspectos básicos con los que no podemos bajar la guardia, sino que los debemos adquirir como un hábito, como es el caso de la higiene de manos en diversas circunstancias. ¿Sabías que el 80% de los microbios se transmiten por las manos? Por este motivo, a continuación, te explicamos todo acerca de la higiene de manos, nuestra mayor protección. 

La importancia de la higiene de manos 

La gran mayoría de los microbios que entran a nuestro organismo lo hacen a través de las manos. Con la crisis sanitaria que vivimos en el 2020 y que todavía arrastramos, tuvimos muy clara la importancia de la higiene de manos, pero parece que este hábito se va reduciendo. 

Lavarse las manos correctamente puede prevenir una gran cantidad de enfermedades e infecciones en nuestro organismo. Es importante lavarse las manos porque las tenemos en contacto constante con otras personas, otros seres vivos y objetos. Si adquirimos un hábito correcto de lavarnos las manos, podemos romper con la cadena de transmisión de enfermedades. 

A lo largo del día, las personas nos tocamos los ojos, la nariz y la boca y muchas veces lo hacemos sin darnos ni cuenta. Eso hace que los microbios puedan entrar de una forma fácil en nuestro organismo y provocar enfermedades.  

Además, si manipulamos alimentos con las manos sucias, estos pueden quedar infectados de microbios. Estos microorganismos, al estar en contacto con materia orgánica, pueden comenzar a propagarse y, al comernos los alimentos que han infectado, causarnos enfermedades. 

Por lo tanto, eliminar los microbios a través del lavado de manos puede prevenir muchos tipos de enfermedades cuyos causantes entran a nuestro organismo desde el exterior. Si todo el mundo se lavara las manos correctamente, podríamos evitar un 21% de las enfermedades respiratorias anuales. 

 

Tipos de higiene de manos 

Existen dos tipos de higiene de manos y debemos hacer uso de ambas, dependiendo de la situación en la que nos encontremos: 

  • Con agua y jabón de manos: siempre que sea posible, usa agua y jabón para higienizar tus manos. Lávate las manos durante mínimo 40 segundos con un jabón adecuado, como los de Sanytol que, además de proteger de infecciones, están dermatológica y clínicamente probados. 
  • Con gel hidroalcohólico: es muy útil para desinfectar las manos cuando no tenemos agua y jabón. Puedes usar el gel hidroalcohólico en la calle, en el transporte público, etc. Los geles hidroalcohólicos desinfectantes de Sanytol matan el 99,9% de bacterias, hongos y virus en cuestión de segundos. 

 

Cómo mantener una buena higiene de manos 

Para poder mantener una buena higiene de manos es importante saber cuándo son los momentos recomendados para lavarte las manos. Si los tienes claros y sigues las recomendaciones, podrás llegar a evitar enfermedades como la gripe, la bronquitis, la gastroenteritis, etc. 

  • Antes, durante y después de manipular los alimentos. 
  • Antes y después de comer algo.
  • Antes y después de estar con alguien que sabemos que está enfermo. 
  • Antes y después de curar una herida. 
  • Antes y después de tocarse la nariz, los ojos o la boca.
  • Antes y después de tocar tu mascarilla. 
  • Antes y después de entrar y salir de un lugar público. 
  • Antes y después de tocar una superficie o un objeto que otras personas podrían tocar habitualmente, como los carros de la compra, las mesas y las sillas, los pomos de las puertas, las mangueras de gasolina, etc.
  • Antes y después de usar el baño. 
  • Antes y después de limpiar a un niño que ha ido al baño o de cambiar pañales. 
  • Después de tocar la basura. 
  • Después de toser, estornudar o sonarse la nariz. 
  • Después de tocar a un animal o de manipular su alimento o sus excrementos.

Si sigues estos consejos, no solamente te estarás protegiendo a ti mismo, sino que además estarás evitando propagar los microbios a otras personas, protegiéndolos también a ellos. 

Te puede interesar