Descubre los consejos para
una correcta higiene del hogar

Contaminación cruzada en los alimentos: qué es y cómo evitarla

La cocina es uno de los principales focos de bacterias de nuestro hogar. Aunque a primera vista no lo veamos, existen riesgos microscópicos que solemos pasar por alto y esto puede acabar con la contaminación de los alimentos que vamos a ingerir y que pueden llegar a hacernos enfermar. De ahí la importancia de tener en nuestro hogar buenos productos para limpiar la cocina.

Algunos alimentos que llegan a casa pueden contener bacterias como E.coli, la Salmonela, la Listeria o Campylobacter, con lo que debemos tener especial precaución en evitar una mala conservación o manipulación para evitar las contaminaciones cruzadas.

Un ejemplo de contaminación cruzada muy común en los hogares son los casos en los que utilizamos la misma tabla para cortar una pechuga de pollo y después un tomate. Al cocinar el pollo no habrá problema, porque la cocción elimina las posibles bacterias, pero el tomate lo comeremos crudo en ensalada y será entonces cuando estemos corriendo el peligro de ingerir las bacterias que hayan podido transmitirse a través de la tabla de cortar.

Te damos 8 consejos que te ayudarán a evitar la contaminación cruzada:

1. Cocina a más de 70ºC. La cocción acaba con casi todos los microorganismos peligrosos para nuestra salud. Por eso, si cocinas tus alimentos por encima de esta temperatura, no habrá problemas de contaminarnos.

2. Conserva los alimentos a temperaturas seguras. No es recomendable dejar alimentos cocinados más de dos horas a temperatura ambiente ya que entre los 5 y los 60ºC las bacterias proliferan. Debemos ingerirlos cuanto antes o guardarlos en la nevera. Por este motivo tampoco es recomendable descongelar un alimento a temperatura ambiente.

3. Conserva los alimentos separados en recipientes cerrados herméticos que eviten posibles contactos.

4. Lavarse siempre las manos antes de cocinar y después de manipular alimentos crudos o cambiar de un alimento crudo a otro, bien sea crudo o cocinado.

5. Utiliza materias primas de calidad. Cocinar con productos de calidad y consumirlos en el menor tiempo posible evitará contraer cualquier enfermedad derivada de la contaminación cruzada.

6. Separa alimentos crudos y cocinados. Para evitar la contaminación cruzada, no olvides desinfectar la tabla cada vez que manipules alimentos crudos.

7. Atención al fregadero: es otro de los espacios donde se puede producir la contaminación cruzada, si limpiamos alimentos crudos o los dejamos en remojo en el fregadero tras haber manipulado allí otros alimentos, tenemos más riesgo de que se produzca la contaminación. Es por ello que es importante desinfectar el fregadero antes de poner en remojo los alimentos. Puedes utilizar el spray desinfectante multiusos de Sanytol y después aclarar la superficie con agua.

8. Desinfecta habitualmente la cocina. Para esta zona son ideales los productos para limpiar la cocina como los sprays de Sanytol. Con este limpiador podrás desinfectar en profundidad tu cocina y eliminar el 99,9% de los gérmenes, acabando con las bacterias que más frecuentan esta zona y eliminando a la vez la grasa. Si la superficie va a estar en contacto directo con alimentos, con un aclarado posterior a la aplicación del producto será suficiente. Para zonas donde la grasa sea persistente, te recomendamos utilizar Sanytol desinfectante cocinas, ya que éste contiene más poder desengrasante.

 

Cómo mantener limpia y desinfectada la casa con un bebé

 

 

Si tienes alguna duda sobre el artículo o quieres proponer algún tema a tratar en el Blog indícanoslo aquí: Buzón de sugerencias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies